El viaje Parte 2

Mi primera puerta de embarque.

Al llegar a la puerta de embarque que me tocaba había muchos asientos, había mucha gente sentada, porque todos esos asientos coincidían para varias puertas de embarque, la gente dormitaba, usaba sus smartphones, había algunas pequeñas cafeterías.

Ahora era ya solo cuestión de esperar a ver que sucedía llegada la hora de embarcar, no tenía ni idea de que se supone que iba a pasar ¿nos meterían por algún otro pasillo? ¿me pasarían a mi primero para montarme al avión? ¿esperarían a que todos estuvieran montados para pasarme a mí, dónde iría la silla?

Destacar de mi primera puerta de embarque que durante la espera en los sillones que hay delante de las puertas, no dejaban de pasar guardias civiles con ametralladoras, y esto para mí fue un gran alivio, yo siempre sufro por la seguridad, y aunque como a todo el mundo me gustaría que el mundo fuera un lugar donde no deberíamos de tener la preocupación de que un semejante nos ataque o nos haga daño, no es el caso del mundo en el que vivimos hoy en día, así que ver a estos agentes para mí es una gran tranquilidad, y aunque cumplen con su trabajo, no está de menos agradecerles por arriesgar sus vidas en favor de las nuestras. Si pasara cualquier cosa, mientras todo el mundo seguro que echaría a correr para salvarse, ellos echarían a correr para salvarnos. Gran diferencia!!

Estaba nervioso. Por recomendación del médico Don Miguel al que desde aquí le mando un abrazo enorme, me recomendó ponerme y usar una sonda fija durante el viaje, cosa que yo no tenía en mente, y al final fue una de las decisiones más acertadas. Otro gran abrazo para Rebeca, la enfermera que me la puso en un momento y me explicó todo para quitármela y ponerme otra a la vuelta del viaje, y para mi cuñada Estela. Desde aquí recomiendo a todos los que vayan a volar y estén en mi situación o parecida, a que se pongan la sonda fija sin pensárselo dos veces, una vez en el sitio se la pueden quitar y a seguir. Yo aún no me he quitado la sonda pero eso ya es otra historia.

sonda fija

Te olvidas en el avión de estar comprobando si puedes orinar o no, si te tienes que sondar en ese espacio tan sumamente reducido es una locura, por supuesto la intimidad sería nula. Si llevas colector va a ser un dolor de cabeza, porque si se despega demasiado, o se descoloca un poco, o se queda pegado del todo, tienes que cambiarlo rápidamente o es bastante fácil que termine por salirse y termines mojado… Como vas cambiando de aviones, pasando controles, y aunque quieras ir al baño a cambiar te lo, es posible que no tengas tiempo o no tengas el tiempo para cambiarlo, puede ser un gran problema. Así que para viajes largos recomendado 100% usa una sonda fija y olvídate, con esto ya sabes que tiene que pasar algo grave para que la sonda se salga, o para que se suelte la bolsa.

Solo me preocupé de no beber demasiado durante los vuelos para que no se llenara la bolsa. Si se hubiera llenado pues solo tendría que haber sacado una de las nuevas y haberla cambiado y que me vaciaran y tiraran la bolsa usada. No hubiera sido demasiado complicado, pero prefería pasar un poco de sed y que la bolsa no llegara al límite. En ningún vuelo tuve que vaciarla, pero sí que necesité con urgencia vaciarla en alguna ocasión al llegar al aeropuerto.

Efectivamente primero pasaron los padres y madres que llevaban niños pequeños con carrito y después fue mi turno, me pasaron por al lado de la fila, por un ascensor, después una rampa, y me llevaron a la puerta del avión, allí estaba la silla especial donde tenía que pasarme, y fui de los primeros en subir, al bajar me tocó esperar al último, cosa totalmente razonable y que me gustó, porque así ya tenía mi tiempo para las transferencias y demás.

Boeing_777-31H-ER_Emirates_A6-EGK_-_01

Y este mi primer avión.

Fue increíble ver el desconcierto que yo tenía en todos estos trámites la primera vez, y el ver cómo al final del viaje ya se había convertido todo en algo muy habitual, ya sabía lo que tocaba en cada momento, cómo y qué iban a hacer, pasé del cinturón blanco al negro en horas.

Share This Post On