El día de los tres meses

El día de los tres meses. Hoy hace tres meses que me encuentro en la isla de Cebú en Filipinas. Todo un reto personal.

La verdad es que nunca imaginé viajar tan lejos y menos aún por tanto tiempo. Teniendo en cuenta que viajar no es uno de mis hobbys y viendo donde me encuentro me parece a veces estar viviendo un viaje astral con récord temporal.

En ningún momento fue una decisión difícil de tomar para mí, lo difícil le queda a mi familia. Aun así estoy bien físicamente que es lo importante, la salud pese a los pronósticos está aguantando muy bien, después de perder varios kilos debido a estar sudando sin parar debido al calor, no se ha resentido en lo más mínimo, me encuentro fuerte y bien. Aunque hay que reconocer la dureza del clima. Como destino de vacaciones lo recomiendo al 100% siempre con seguridad, como lugar de residencia solo si eres una amante acérrimo del calor y aun así estoy seguro que hasta el más entusiasta se resiente.

El balance general que hago de estos tres primeros meses y que espero que se repita en los próximos es bueno, ahora mismo esperando para adaptar el baño de la casa como siguiente meta cercana. Los siguientes pasos que espero se cumplan, serán turismo por Cebu, visitar Manila y también esperando y deseando ver en Noviembre a mi amigo Nico de España pero residiendo y trabajando en Tailandia, estamos cerca!!! Eso para Noviembre! Increíble sensación al imaginar encontrarme con Nico, vivimos casi al lado de casa en España y nos veremos a casi 12.000 kilómetros de distancia.

El mundo se hace pequeño bajo el intelecto humano, y se destruye bajo el afán económico del ser humano.

Querer no es poder, pero es el principio, sin querer no hay principio alguno, desde ahora espero cambiar el me gustaría, por el quiero. La actitud en la vida es importante, la podemos controlar y nos puede dar las mejores cosas, la suerte es el otro 50% y este sí que no podemos controlarlo, así que por lo menos pongamos nuestra actitud que sí la poseemos y controlamos.

Compartir la vida con alguien es uno de los mayores actos de generosidad que puede hacer el ser humano.

 

Echando de menos:

Una comida: ir a comer pasta al restaurante Lucciano La Trattoria en Benidorm, me lo apunto como tarea pendiente para cuando llegue a casa.

Una acción: conducir.

Un olor: el olor campo, a montaña, a pinos y resinas de arboles.

Un color: el blanco de mi camilla de fisioterapia y a mi fisio Carlos.

Una persona: mi padre.

Una situación: comer el domingo con mi familia.

Un sitio: el campo.

Un tacto: el de las llaves de mi casa.

Una sensación: la de haber reparado algo.

Un alimento: las hortalizas que hace mi padre.

Un animal: mi gato.

 

SALUDOS!!!

 

Share This Post On