Comiendo con guardaespaldas

No me termino de acostumbrar a eso de ver a guardas armados, muy armados para ser exactos.

Hoy he ido al centro comercial a cortarme el pelo, voy entre semana y por las mañanas así no hay mucho tráfico, ni tampoco mucha gente en el centro comercial y en las peluquerías, si vas un fin de semana puedes hacer esperas muy largas para cortarte el pelo.

El salón parecía una estancia victoriana con esos sillones bordeados en madera, tapizados en color rojo y los bordes dorados, me sentía como en la sala de espera del castillo de un Rey. El corte de pelo 1 Euro. La última vez en otro salón me costo tres euros.

Una vez terminado aquí, compré algunas cosas que me hacían falta y como era ya tarde me quedé a comer al centro comercial. Hay un pasillo lleno de puestos de comida muy rápida, mucha gente come incluso en los mismos mostradores de donde les sirven.

comiendo-con-guardaespaldas

 

Pero esta vez me decanté por una cadena de comida que se llama Greenwich Pizza, hacen pizzas y pasta, como los macarrones con queso, los probé aquí por primera vez y decir que están de muerte!

Una cosa que me sorprendió aquí es el tamaño de las pizzas, el tamaño máximo es como cualquier pizza que te sirven en España, y si te ponen una más pequeña te quejas, pues ese es el tamaño máximo aquí, y de ahí a pequeño tienes tres tamaños más, el más pequeño es una pizza de unos 14 centímetros de diámetro.

Para el tema del pago yo suelo preguntar siempre antes de comprar nada, y normalmente todos aceptan tarjeta, yo llevo una VISA y no he tenido problemas para pagar en ningún sitio, además suele haber cajeros por los centros comerciales por si queréis sacar efectivo para pagar en alguna tienda más pequeña.

Bien, estábamos ya comiendo, nos sirven la pizza en un soporte elevado con patas y platos para que cada uno se sirva y al momento llegan dos personas una con las bolsas para guardar dinero y su custodio, se mete dentro de una habitación justo en frente de mí, y  el “segurata” se queda dentro de la pizzería, con la escopeta recortada colgada al cuello, la pistola al cincho y el chaleco antibalas, estos guardias suelen ir vestidos de azul oscuro, y siempre llevan muchas armas, es impactante, desde rifles de asalto como las películas, escopetas de todo tipo, pistolas de todo tipo, cada cual lleva su equipo.

Aquí me hace falta mi amigo Juan, experto en este mundo de las armas para poderos explicar con más detalle.

Se hace un tanto cómico el presenciar estas situaciones, porque estar comiendo con semejante estampa, parece un poco fantasioso, esperando cuándo llegan los malos para hacerse con el dinero y todos nos metemos debajo de las mesas mientras todos disparan y media hora después aún no ha muerto nadie, pero no queda comida encima de las mesas. (Lo que más admiro de este tipo de películas es la puntería.)

Películas a parte, son situaciones comunes estas de ver los guardas armados, el otro día esperando un taxi, aparcó un furgón de los que recogen dinero y más de los mismo, bajaba el de delante cargado de armas, abría a los de dentro del furgón que iban detrás y bajaban más con armas, y uno vestido de rojo y con las alforjas de cuero para guardar el dinero, lo de ir de rojo no sé si era por moda o para tenerlo bien localizado. En España sí veo a los del dinero con el revolver en el cinturón, pero os aseguro que esto de aquí sí que es impactante, a la puerta de los centros comerciales, los seguridad con pistolas. No he entrado nunca a un banco pero debe ser el camino al descanso eterno para los ladrones. No me imagino aquí a los guardas disparando al aire a modo de aviso, desperdicio de munición…

Comiendo con guardaespaldas!!!

SALUDOS.

Share This Post On

2 Comments

  1. Hola Vicent. Estoy contento de tu alegria

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *